¿Qué hacer si me quemo?

  1. Apartar al accidentado de la fuente de calor. Si su ropa estuviera en llamas tratar de apagar el fuego con una manta o hacerle rodar en el suelo.
  2. Calmar el dolor inmediatamente, sumergiendo la parte afectada del herido o al herido (según sea el caso) en agua fría durante un mínimo de 10 minutos (nunca sumergir en otro tipo de líquidos, ni en agua helada).
  3. Retirarle la ropa de la zona afectada con mucho cuidado, si esta adherida, no hacerlo, dejarlo para que lo hagan en el hospital.
  4.  No aplicar sobre las quemaduras: pomadas, lociones, aceites, pasta de dientes, agua helada, etc. Ni tampoco usar sobre ellas algodón, ni apósitos adhesivos. Tampoco se debe reventar las ampollas producidas por la quemadura. Estas pueden agravar las quemaduras.

Las quemaduras que necesitan hospitalización son:

  • Las que tienen una gran extensión
  • Quemaduras en cara, manos, pies o genitales
  • Las quemaduras que son de segundo y tercer grado (profundas)
  • Las quemaduras en niños menores de 2 años, o en mayores de 70 años.

 

Medidas para evitar las quemaduras e incendios:

  • Impedir a los niños que jueguen en la cocina, y al momento de que se están manipulando líquidos calientes.
  • Instalar un detector de humo con alarma en cada piso de la casa.
  • Tener un extinguidor, saber cómo usarlo, y haberlo practicado.
  • No sobrecargar los enchufes eléctricos.
  • Mantener encendedores y fósforos fuera del alcance de los niños. No estimular su curiosidad con estos elementos.
  • Al vaciar los ceniceros, chequear que su contenido esté perfectamente apagado.
  • No fumar en la cama. Es una causa importante de muerte por incendios en el domicilio. Alejar las estufas hasta al menos 1 metro de la cama. No secar vestimentas o calzado sobre ellas.
  • Tener precaución al usar velas.